¡DÍA DE LA MADRE! ENVÍOS GRATIS HASTA EL DÍA 30

Clientes

0

Cesta

COSMÉTICA

Un cosmético es mucho más que un tratamiento de belleza, un cosmético es un producto para cuidarse, mimarse y dejarse querer. La piel es el órgano más grande del cuerpo, pero también el más sensual que tenemos cuando refleja una piel cuidada, limpia, lisa y radiante, sinónimo de buena salud.

La cosmética y la piel según la edad

Para tener una piel siempre hidratada, iluminada y libre de manchas o marcas de expresión, es conveniente no descuidar desde bien temprano los cuidados fundamentales de la piel en sus diferentes áreas. El cuidado de la piel no solo ha de atenderse cuando se perciben signos de envejecimiento o fatiga. La piel comienza a envejecer a partir de los 25 años, edad a la que la producción de elastina y colágeno se ralentiza y por ello comienzan a salir arrugas e incluso flacidez; nunca es pronto para cuidarse. Pero tampoco es tarde si la dicha es buena, y a día de hoy existen múltiples productos cosméticos purificantes, reafirmantes y antioxidantes para luchar contra las imperfecciones. Durante el día, nuestra piel sufre miles de agresiones externas que acelera el proceso de envejecimiento de la piel al no dejar que se regenere de manera óptima. Además de acelerarse el envejecimiento con la aparición de arrugas, aparecen rojeces en el rostro, flacidez y sequedad, que ha de combatirse con productos cosméticos antiedad y tratamientos regenerantes.  La piel luminosa es sinónimo de juventud, pero a partir de los 40 años, la piel parece envejecer a un ritmo mucho más rápido, por eso es aún más importante mantener una rutina de tratamiento cosmético que le ayude a mantenerse limpia e hidratada.

Por otro lado, las generaciones más jóvenes, buscan cosméticos, que además de prevenir la erosión de la piel y combatir imperfecciones como el acné, sean de origen naturales, con ingredientes verdes y con fórmulas y envases “eco-friendly”, no agresivos con el medio ambiente. 

Tratamientos según las necesidades de la piel 

En nuestras tiendas físicas encontrarás asesoramiento experto para saber qué cosméticos se adecúan más a tu tipo de piel o necesidad, pero aquí te damos los pasos que debes de tener en cuenta a la hora de comprar un cosmético para tratar tu piel.

La piel tiene diferentes necesidades y por ello deberemos incorporar diferentes productos a las rutinas del cuidado de la piel. Limpiar la piel, protegerla del sol e hidratarla son las necesidades fundamentales de todo tipo de pieles, pero es necesario detectar qué tipo de piel tienes:

  • Piel normal

  • Piel seca

  • Piel grasa

  • Piel mixta

También suelen ser frecuentes otro tipo de preocupaciones más específicas, como el cuidado del acné y las rojeces, de las manchas, y el cuidado o prevención de las arrugas, consecución de firmeza en la piel, y reparación de daños como el exceso de sol en la piel; para lo que existen otros tratamientos específicos.

Rutina facial paso a paso

  • Limpieza facial: permite a la piel respirar y estar libre de impurezas, y para ello, desmaquillarse todas las noches es un paso imprescindible.

  • Tónico: ayuda a cerrar los poros tras la limpieza, equilibra el ph de la piel y prepara el rostro para la hidratación. 

  • Sérum: concentrados hidratantes para una luminosidad adicional.

  • Cremas hidratantes: Paso imprescindible para hidratar la piel y combatir los factores externos como el frío y ciertos microorganismos

  • Exfoliantes y mascarillas: Para limpiar en profundidad, o para aportar nutrientes y luminosidad respectivamente.

Cosmética corporal

Muchas veces podemos olvidar la importancia que tiene cuidar todas las partes de la piel, sobre todo en invierno, pero no debemos pasar por alto una limpieza y una hidratación completa incluyendo la cosmética corporal.  Dentro de los rituales de belleza, incluimos el cuidado del cuerpo con exfoliantes y anticelulíticos que ayuden a la activación de las células y favorezcan la circulación para evitar la piel de naranja y obtener una piel lisa y tersa. Posteriormente debemos incluir una hidratación nutritiva, reafirmante, anti-estrías… acorde con las necesidades que queramos satisfacer para conseguir la mejor versión de nuestra piel.